«Cristo Cholo» ascendió cerro San Cristóbal en Vía Crucis acompañado de cientos de fieles

Mario Valencia, el popular actor peruano conocido como el «Cristo Cholo», realizó hoy Viernes Santo su trigésimo segundo Vía Crucis por las calles del Centro Histórico de Lima y del distrito del Rímac, con el tradicional recorrido por las siete iglesias y el ascenso al cerro San Cristóbal.

Durante más de cinco horas, el «Cristo Cholo» sostuvo sobre sus espaldas una cruz de madera de 90 kilos y estuvo acompañado en todo momento por unos 20 actores, entre aficionados y profesionales, del grupo de teatro Emmanuel, quienes actúan con él sin recibir nada a cambio.

Antes de ascender el emblemático cerro limeño y empezar el Vía Crucis, Valencia, de 55 años de edad, y el elenco de actores -que representaban a soldados romanos, la Virgen María, María Magdalena, los apóstoles, entre otros personajes mencionados en la Biblia- se dirigieron a pie al asilo Canevaro.

Posteriormente, caminaron hacia la iglesia San Lázaro, ubicado frente al jirón Trujillo, en el Rímac, adonde ingresó para orar a Dios.

El recorrido pedestre continuó hacia la capilla del Santo Rosario, ubicado en el jirón Trujillo y considerada la más pequeña del Perú y América Latina. Luego acudió a la Basílica Catedral de Lima, y a la iglesia Santa Rosa, pasando por la iglesia Santo Domingo.

A su paso, decenas de fieles que recorrían las diferentes iglesias del centro de capital se sintieron impactados por su realista interpretación de la Pasión de Cristo. Muchos decidieron acompañarlo en su recorrido hasta el cerro San Cristóbal.

Tal como reseñan los Evangelios, la escenificación de la Pasión de Jesús fue reproducida en gran medida por los actores, sobre todo por los que interpretaban a soldados romanos, quienes flagelaban al Cristo Cholo burlándose de él.

Las mujeres que interpretaban a la Virgen María, María Magdalena y otras mujeres que siguieron a Jesús en este pasaje de sufrimiento, lloraban y oraban a Dios para que alivie el dolor de su hijo.

Valencia continuaba su recorrido callado y con una expresión de dolor y resignación por la prueba extrema que lo tocaba vivir, soportando los latigazos e insultos de sus detractores.

En medio del recorrido, se le preguntó hasta cuándo seguirá escenificando la pasión de Cristo. Su respuesta fue: “Hasta que el Señor me de fuerzas”.

El ascenso al cerro San Cristóbal demandó el mayor esfuerzo del Cristo Cholo y del elenco del grupo teatral Emmanuel. Al empinado, largo y serpenteante camino se sumó el intenso calor que soportó hoy Lima, con una temperatura que superó los 29 grados Celsius.

La población que acompañó la representación del Vía Crucis apeló a sombreros, lentes de sol, sombrillas y bebió abundante líquido para sobrellevar el extenuante ascenso a la cumbre.

A diferencia de la multitud de fieles y espectadores, Mario Valencia solo se detuvo dos veces para beber un poco de agua y no deshidratarse. Los miembros del elenco de teatro hicieron lo mismo.

Al llegar a la cima, el Cristo Cholo fue “crucificado” –amarrado más bien- al pesado madero que cargó en el recorrido y a continuación pronunció las siete palabras de Jesús que pronunció en la cruz antes de fallecer.

La última de sus expresiones “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, fue sin duda la más impactante, dado que fue pronunciada con mucho dramatismo y fue sentida a tal punto por la multitud presente que muchos derramaron lágrimas de tristeza.

Al caer la tarde, Mario Valencia culminó por trigésima segunda vez consecutiva con la representación que más a marcado su vida y la que le permite sentir algo del inmenso dolor que debió haber padecido Jesús como sacrificio para que Dios perdone el pecado de las personas.

Fuente: andina.com.pe

La Quinta Heeren

Oscar Augusto Heeren, ingeniero alemán construyó en el siglo XIX un conjunto habitacional de estilo europeo que fue considerado uno de los lugares más hermosos y tranquilos de la Lima antigua: la Quinta Heeren. En este lugar con plazuelas, calles estrechas y jardines imponentes adornados con esculturas y jarrones de mármol, se encontraban las embajadas de Japón, Alemania, Francia, Estados Unidos y Bélgica y residencias de un selecto grupo de la alta alcurnia.

Ubicada en la cuadra 12 del Jr. Junín en Barrios Altos, la Quinta Heeren debió ser reflejo de gran opulencia y riqueza de las familias que en ella habitaban. Cuentan por ahí que era lugar de inspiración de los grandes intelectuales de la época.

Actualmente esta zona no es privilegiada de aquellas comodidades de antaño y lo que queda de aquella época son restos de las casonas, la plazuela, alguna que otra fuente y esculturas maltratadas por el tiempo. En el año 1998 un grupo de artistas e intelectuales presentaron un proyecto para rescatar la Quinta, sin embargo parece que no quedó claro el desarrollo de este. Ojalá el municipio de Lima tome conciencia de este espacio tan lindo y con tanta historia para volverlo foco turístico-histórico.

Hay mil historias de fantasmas en este lugar que ha sido utilizado por algunas producciones para la realización de telenovelas. Aquí también aconteció una muerte que conmocionó a Lima, el suicidio del empresario japonés Seiguma Kitsutani. Cuentan que acabó con su vida con el harakiri por problemas económicos.

Si quieres visitar la Quinta Heeren anda temprano entre las 11 y 12 del día, con movilidad para que pueda tener fácil acceso y salida.

Comuna de Lima plantó 100 árboles en la margen izquierda del río Rímac

Con motivo de la celebración por el Día Mundial del Agua, la Municipalidad de Lima y Serpar sembraron 100 árboles en el margen izquierdo del río Rímac, ubicado entre las cuadras 6 y 8 del jirón Amazonas, en el cercado de la ciudad.

Se trata de 100 árboles de Molle Serrano, una especie oriunda de los andes, que permitirá ahorrar el agua porque tiene la capacidad de supervivencia en cantidades mínimas de líquido.

La presidenta del Directorio del Servicio de Parques de Lima (Serpar), Anna Zucchetti, comentó a RPP Noticia que en lo que va de la gestión de la alcaldesa Susana Villarán, se han plantado 31 mil árboles en todo Lima.

«La meta es llegar a los 100 mil árboles», apuntó.

Fuente: rpp.com.pe

Ingreso a parques zonales de Lima será gratuito hoy por el inicio de la primavera

El ingreso a todos los parques zonales de la capital será gratuito hoy para brindar un espacio de esparcimiento a las familias limeñas, en el marco de las celebraciones por el Día de la Primavera, según dispuso el Servicio de Parques de Lima (Serpar).

Anna Zucchetti, presidenta del directorio de Serpar, invitó a las familias a pasar un día de diversión, cultura y deporte en los ocho parques zonales que administra esa entidad y que han sido visitados por más de seis millones de personas en el año.

Entre las actividades programadas para hoy en los parques Huiracocha (San Juan de Lurigancho) y Lloque Yupanqui (Los Olivos) figuran conciertos de música rock y otros géneros juveniles como el hip hop y el punk.

Además, los parques Sinchi Roca (Comas), Huáscar (Villa El Salvador), Huayna Cápac (San Juan de Miraflores) y Huiracocha (San Juan de Lurigancho), presentarán intervenciones artísticas en donde los niños podrán crear figuras de árboles y flores con materiales reciclados.

También se brindarán talleres de danza urbana y circo social en el anfiteatro del parque Huáscar, donde niños y adolescentes tendrán la oportunidad de practicar malabares, percusión y divertidas coreografías de hip hop.

Los concurrentes también podrán practicar deportes como el fútbol y el voleibol, a cargo de la Escuela Deportiva Municipal.

Igualmente, los parques zonales Manco Cápac (Carabayllo), Cápac Yupanqui (Rímac) y Cahuide (Ate) también abrirán hoy sus puertas gratuitamente al público.

Fuente: andina.com.pe

Barrios Limeños Coincidentes

Que abajo el puente, Barrios Altos y Monserrate fueron por mucho tiempo barrios capitalinos coincidentes, nadie lo ha de poner en duda, en particular los dos primeros, cuyas ‘tiras’ de amigos, avezados cultores de lo que llamamos criollismo, intercambiaban su música, su poesía y sus tragos también.

Los encargados de hacer germinar este entendimiento eran las célebres ‘Tiras’ de ‘La Palizada’, ‘La Volante de las 5 esquinas’, los bohemios del Cuartel Primero y la ‘tira’ de la Botica de San Sebastián que, como que fue la última en aparecer, también lo fue en ir extinguiéndose, por los años 60. No está demás anotar que estos fueron sucesos que ocurrieron en la última década del siglo pasado, hasta mediados del presente. Cuando bailaban nuestros padres con la misma energía que bailan los jóvenes de hoy, corrió de boca en boca una versión a manera de leyenda, por la que nos informamos de un hermoso intercambio, sin más testigo que dos puentes y el Río Hablador. El compositor barrioaltino Guillermo Suárez Mandujano, desde el barandal de puente Balta, guitarra en mano y en el silencio de la medianoche, cantaba a don Pancho Ferreyros, a rítmo de mazurca:

«Cuatro camisas tengo
todas las vendo,
para comprarme un coche
que no lo tengo;
miren que risa
miren que risa,
es el andar en coche
y sin camisa…»

A este fragmento, el ‘carachoso’ don Pancho, le respondía a rítmo de vals y desde el barandal del puente de piedra, con su potente voz y así:

«El puente tiene seis ojos
míralo, míralo,
yo tengo dos
solamente…»

De Guillermo Suárez y ‘La Volante de 5 Esquinas’ sabemos quiénes fueron y cómo fueron, por notas anteriores pero de don Pancho Ferreyros y sus amigos del Barrio de ‘La Perricholi’, casi no hemos escrito. Ellos, entre muchos otros fueron los Villarán, los Bancalari, Salerno y Gamarra que cantaban como mandan los cánones, y ya para los 20 y los años que vinieron, fueron los Ascuez, Sáenz, Sancho Dávlia, Arzola y otros, los que tomaron la posta, con interminables noches de bohemia.

La gente de Monserrate, puede decirse todo el Cuartel Primero, orgullosa de ser el predio del Señor de los Milagros, Isabel Flores de Oliva y Martín de Porres, instituyeron lo suyo con limeñismo sabor criollo que nada tenía que envidiar a los otros barrios. El chiclayano Pedro A. Bocanegra, Adrianzén, Amunátegui, los Govea, también don José Sabas Libornio, ilustre autor de la ‘Marcha de las Banderas’, hay muchos nombres más todavía, encendían la llama fiestera del barrio, con la complicidad de los buenos vecinos de Pachacamilla o con los que fueron llegando como los De la Cuba, Juanito Criado, los del Centro Musical Unión, del Bocanegra y las casas de gran amistad, donde la palabra autorizada de Aurelio Collantes significaba la Voz de la Tradición. Las coincidencias de barrio tenían su apoteosis jaranera de incomparable sabor limeño en casas de doña Isolina en ‘La Peña Horadada’, ‘La Choncolí con piano’ en el cuartel Primero o María E. Cayo en el Rímac.

Vaya que todo esto, hasta parece ficción.

Martes, 14 de Julio de 1992

Por Gonzalo Toledo

Columna “Déjame que te cuente…” (Diario El Comercio)

Clausuran temporalmente mercado del Rímac: por medidas de seguridad

Por no contar con el certificado de Defensa Civil y con las más indispensables medidas de seguridad, la municipalidad del Rímac clausuró temporalmente un mercado de abastos, ubicado en la quinta cuadra de la avenida Francisco Pizarro, se informó hoy.

Personal de Seguridad Ciudadana, Defensa Civil y de la Subgerencia de Fiscalización de la comuna rimense intervinieron el mercado Asociación de Comerciantes Nuestra Señora del Rosario, a cuyos comerciantes ya se les había notificado sobre la irregularidad hasta en tres oportunidades.

Los comerciantes fueron sancionados por la municipalidad distrital con una multa de 1,800 nuevos soles, informaron voceros de la comuna.

En el mencionado centro de abastos se hallaron conductores eléctricos expuestos sin protección, tomacorrientes sobrecargados, falta de señalización de seguridad y falta de extintores.

Además, presentaba vías de evacuación parcialmente obstruidas, carencia de botiquín de primeros auxilios y de luces de emergencia, y carencia de un plan de contingencia ante la posibilidad de una emergencia.

Los comerciantes infractores tienen un plazo de cinco días para subsanar todas esas deficiencias.

Fuente: andina.com.pe